machismo

Opinión: Las conversaciones ‘de gimnasio’ son sexistas y no son chistosas

Columna publicada en Univisión el 9 de octubre de 2016.

Anuncios

Feminismos y pop: caminos estéticos para hablar de derechos humanos

Estereotipas, “feminismo pop latinoamericano” es una colectiva que busca incidir en la manera en la que las mujeres jóvenes piensan sobre el feminismo y la desigualdad de género. Para ello, tratamos de traducir las grandes ideas del feminismo a un lenguaje y un formato asequible utilizando el humor, la estética del pop y las nuevas tecnologías.

Somos feministas porque nadie debe ser discriminado por su género o/y orientación sexual, clase, raza, etnia, lugar de origen, y los feminismos nos han dado las herramientas y los argumentos para hacer una revolución pacífica que resulte un mundo más justo. Somos latinoamericanas porque creemos en la importancia de los lazos no solo entre mujeres y entre personas sino entre regiones y la importancia de generar, en nuestra lengua, nuestras propias historias, referentes, símbolos y discursos. Somos pop porque creemos que el medio importa para transmitir el mensaje y que el pop es un lenguaje perfecto para hacer que las ideas del feminismo impacten nuestra cultura y cambien el sistema.

Muchas de las expresiones de los feminismo que se dieron en la tercera ola tuvieron que ver con la apropiación de insultos, ataques y prejuicios, a través de medios visuales, audiovisuales, a través del lenguaje y de las subculturas. Estas también son formas de renacer del discurso de víctima (otro meme), pues sí, las mujeres somos víctimas pero nadie quiere hablar desde esa posición, quizás conviene tomar una postura crítica frente a lo resbaloso que es el sexismo, el racismo, el clasicismo y otros memes de dominación tejidos en nuestra cultura. Un ejemplo perfecto son las Guerrilla Grrrls, las Riot Grrrls, que con solo suprimir una vocal de la palabra convirtieron un insulto condescendiente en un rugido. Estos son los referentes directos de Estereotipas. Referentes que también se enfrentan a la pregunta de si movimientos como los feminismos, que buscan desmontar el patriarcado, puedan existir dentro de su mejor aliado que es el capitalismo. La primera respuesta es sencilla: el feminismo siempre ha tenido que lidiar con el capitalismo, algunas de las vetas más poderosas del movimiento de mujeres nacieron de sus entrañas. Pero el capitalismo es un modelo económico de explotación, y en una sociedad patriarcal las explotadas terminan siendo las mujeres. Por eso el feminismo le debe al capitalismo una crítica permanente. Y se mantiene la pregunta: ¿se puede hacer feminismo y resistencia, con el lenguaje natural del capitalismo que es el pop?

(más…)

Ni Juanga pudo quitarnos la homofobia

Columna publicada el 31 de agosto de 2016 en Univisión.

Vamos por partes: Juan Gabriel significa “algo”, poco o mucho, revolucionario o domesticado, la vida, el personaje, la música de Juan Gabriel provoca una reflexión sobre esa categoría de “lo masculino”.

Por dos razones: la primera es que sus canciones (música y letra) han servido para que los y las latinoamericanas hagamos sentido de esa cosa tan rara, e inaprehensible por el lenguaje, que es el amor. Y el desamor. Nos guste o no (y la verdad es que a la mayoría nos gusta) la música de Juan Gabriel ha estado ahí para nosotros, para ayudarnos a hacer sentido de los sinsentidos más grandes. Por eso su muerte nos toca de manera personal: él estaba ahí en esos momentos decisivos de nuestras vidas para ayudarnos a contar nuestra historia. De esta manera Juan Gabriel se incrusta en nuestra biografía, y en esa medida hace parte de las narraciones que tenemos sobre los hombres y sobre el amor romántico.

La segunda razón es que Juan Gabriel era evidentemente homosexual. Y esta obviedad es un problema en un país en donde los ídolos románticos son binarios machos bigotones. En el arte y el entretenimiento hay millones de personas de la comunidad LGBTI que tienen que permanecer en el clóset para ser aceptados en el trabajo.

(más…)

Los amigos racistas (y machistas, y clasistas)

En una entrevista para el Hollywood Reporter el actor Daniel Radcliffe admitió que tiene amigos racistas: “conozco personas muy racistas, amigos con quienes estoy en vehemente desacuerdo. No son supremacistas blancos, no serían tan extremos, pero están en contra de la inmigración y definitivamente votaron por el Brexit. Sigo siendo su amigo porque no creo que la amistad tenga que ver con estas cosas.” La columnista Zeba Blay, en el Huffington Post, tiene una crítica a estas declaraciones: le pregunta a Radcliffe si la amistad no tendría que ocuparse de estos temas. “Solo alguien que nunca ha sido víctima de discriminación por raza podría ver el racismo de forma tan abstracta. Decir que el racismo es una forma de ver el mundo lo hace parecer un sistema de creencias que no tiene implicaciones reales en las personas de color” dice Blay. Señala que muchos aliados de #BlackLivesMatter tienen amigos que publican contenido racista en su Facebook, pero los ignoran porque sienten que basta con no compartir sus creencias para dormir con la conciencia tranquila.

(más…)

¿Por qué las latinas tenemos una relación tan contradictoria con la cirugía plástica?

Columna publicada en Univisión el 24 de junio de 2016.

Aunque muchos declaren en público que lo que les gusta es “la belleza natural”, en toda América Latina el ideal de belleza termina siendo una exageración de todo lo que entendemos como femenino: labios carnosos, profusos senos, cintura de guitarra, amplias caderas y frondoso culo.

Como este look de Jessica Rabbit no es “natural” las personas recurren a la cirugía plástica para alcanzarlo. Las mujeres en contextos machistas somos casi que una posesión, un token de poder, necesario para afirmar la hiper masculinidad de algún hombre. Por eso, era frecuente que en Colombia los narcos “invirtieron en mejoras” de sus mujeres como si fueran carros para Pimp my Ride.

Así es como los implantes de busto, las inyecciones para aumentar el culo, las liposucciones y el botox se convirtieron en un negocio millonario. Además, no era solo cosa de narcos, este modelo de belleza tan específico permeó a todas las clases sociales, a la legalidad y a la ilegalidad, a mayores y a menores de edad y a toda América Latina.

Así, los y las latinoamericanas resultamos teniendo una relación contradictoria con la cirugía estética. Por un lado, hemos introyectado este modelo de belleza, por otro lado, como somos culturalmente cristianas, somos rápidas para juzgar y rechazar a las mujeres que deciden sexualizarse. Así, la mayoría de las mujeres en el mundo crecemos entre estos mensajes contradictorios: tenemos que ser, al tiempo “la Virgen” y “la puta”. Cada mujer elige cómo navegar esta disyuntiva, con la estrategia que mejor le va para una situación que, de suyo, es adversa, y en la que de entrada no podemos ganar.

(más…)

¿Una Fiscalía machista?

Columna publicada el 16 de junio de 2016 en El Espectador.

“Uno percibe que la criminalización de esa conducta debe ser objeto de un revisión desde el punto de vista sociológico muy importante porque al criminalizarse la violencia intrafamiliar finalmente se está generando una ruptura del núcleo familiar a partir de expresiones de violencia de ocasión. Además atosigando a todo el sistema penal colombiano”, dijo el candidato a fiscal Néstor Humberto Martínez en su presentación frente a la Corte Suprema el jueves pasado. Como es evidente, la respuesta produjo polémica en un país en donde la violencia intrafamiliar es cosa de todos los días y causal constante de nuevos ciclos de violencia. Medicina Legal habla de 83.888 casos reportados en 2015 y lo que va del 2016 hasta abril.

Pero días más tarde, Martínez matizó sus declaraciones y aclaró que no pretendía descriminalizar este delito, sino revisarlo. El candidato, en su nueva declaración, afirma que se necesita una política pública integral, comprometer al ICBF, dar tratamiento psicosocial, y añade que la cárcel no es la mejor medida para combatir esta violencia. Hasta le pasó a RCN Radio un ensayo académico de la estadounidense Radha Iyengar titulado “¿Es cierto que la certeza del arresto reduce la violencia doméstica?”. El documento analiza casos de estados en EE.UU. que han pasado leyes que obligan al arresto siempre que se reporte un incidente de violencia doméstica y señala que al hacer el arresto obligatorio aumentaron los feminicidios. Nótese que no es lo mismo decir que una ley de arresto obligatorio aumenta los feminicidios, a decir que se debe revisar la criminalización del delito de violencia intrafamiliar, que en Colombia tiene una baja proporción de arrestos en contraste con el número de denuncias.

(más…)

¿Acaso ser buen deportista depende de lo que se trae entre las piernas?

Columna publicada el 15 de abril en Univisión.

El reclamo de pagos igualitarios de las futbolistas estadounidense es justo. Llevamos años hablando de que la discriminación a las mujeres se acabó pero nuestras cuentas de banco prueban que es mentira.

En la Copa SheBelives, la selección de EEUU se enfrentó a Alemania.
En la Copa SheBelives, la selección de EEUU se enfrentó a Alemania. Getty Images

(más…)